Seleccionar página

1.Define y conoce a tu público objetivo

Si el perfil del tuyo son mujeres de 20-70 años, tienes tarea por hacer.

Salvo que vendas un producto de consumo masivo, tu público no debería ser tan amplio como: Todas las mujeres de 15 a 65 años que viven en X localidad.

Debes ir más allá, intentar describirlo/conocerlo a la perfección.

Algunos ejemplos de preguntas que deberías responder:

  • ¿qué red social usa?
  • ¿qué le interesa?
  • ¿qué le preocupa?
  • ¿a qué se dedica?
  • ¿qué le motiva a comprar?

Mientras menos sepas de tu cliente ideal, más se diluirán tus esfuerzos tratando de abarcar a todos y te costará más conectar con tu cliente ideal.

2.Revisa que el precio de tu producto/servicio sea el correcto

Si estás pensando es que si vendo caro, no me van a comprar, te comento que si vendes por debajo del precio que corresponde, las personas desconfiarán de tu trabajo, porque no entenderán por qué vendes más barato. Pensarán que el producto/servicio no es de calidad.
El precio y valor que aportas debe ser acorde a tu público objetivo.
Dale valor a tu producto/servicio y el tiempo que inviertes en ofrecerlo y/o crearlo, no temas cobrar más. Hay personas que al ajustar adecuadamente sus precios, han vendido más.

3.Inspira confianza

Si tienes un espacio de venta online –sin presencia física- inspirar confianza es mucho más difícil, y más si estás comenzando.

Algunas formas:
– Ofrece garantía de devolución en caso de insatisfacción,
– Comparte los buenos comentarios de tus clientes
– Cuenta con una presencia online profesional (página web y redes sociales)
– Usa un correo electrónico corporativo, por ejemplo tunombre@tumarca.com

4.Identifica, reconoce y aprende de tu competencia

A la competencia no hay que temerle, observarla con detalle puede darte información sobre tus propias oportunidades. Te recomiendo:

  • Que busques las palabras claves por las que te gustaría posicionarte en Google e identifica quienes se posicionan actualmente en las primeras 10 posiciones.
  • Analiza y compárate objetivamente con ellos, identifica las diferencias de tu producto/servicio. Piensa si tu fortaleza es una debilidad de tu competencia y destácate.

5.Diferénciate de ella (sí, de la competencia)

¡No tiene por qué ser vendiendo más barato!

Puedes diferenciar tu producto y/o la experiencia de compra, en relación a como lo hace tu competencia. Algunas ideas para quienes venden productos:

  • Cubre los gastos de envío -naturalmente, los habrás considerado en el costo de tu producto 😉 -,
  • Ofrece un servicio de restauración ante el eventual deterioro de tu producto -aplicarán condiciones, obviamente-,
  • Ofrece la personalización de forma gratuita o a un costo bajo,
  • Ofrece envío express para entregas dentro de tu ciudad,
  • Usa un packaging creativo/útil,
  • Sorprende a tu cliente con algo que no esperaba: un bono de descuento, una nota de agradecimiento, un obsequio, etc.

6.Capacítate, que tu lado creativo no es suficiente para tener un negocio exitoso

Emprender y ser competitivo implica tener habilidades personales, creativas, comerciales, publicitarias, de marketing, diseño, finanzas, atención al cliente, etc.

Afortunadamente,  existen espacios virtuales en los que puedes compartir tus inquietudes y blogs sobre una gran variedad de temas a los que puedes suscribirte y estar  informado.

Invierte tiempo y dinero en tu formación.

7.Escribe correctamente

Lee, relee y vuelve a leer lo que escribas.

Los errores de puntuación, acentuación y redacción, pueden espantar a más de un cliente potencial, así que presta mucha atención a todo tipo de comunicación escrita que realices: correos con clientes, en el blog, SMS, página web, en las redes sociales, etc.

8.Cuida la fotografía de tu producto

Tanto como un cristal muy frágil

Algunas recomendaciones:

  • Las fotografías con aspecto profesional logran más ventas que las que no,
  • No coloques el nombre de tu marca sobre la fotografía (salvo que lo hagas de forma casi imperceptible),
  • Ten cuidado al elegir el color del fondo. Si creas composiciones, presta atención a no distraer la atención: Tu producto debe ser el protagonista,
  • Mantén el estilo fotográfico. Sé creativa.

9.Cuida la calidad de tu comunidad en redes sociales

  • En Facebook: No invites a seguir tu página a TODOS tus amigos, sino a los que tienen el perfil de tu púbico objetivo. Cuida también a quién muestras tus anuncios publicitarios.
  • En Instagram: Es común que te siga “cualquiera” solo para llamar tu atención. Entonces, es necesario que elijas muy bien los hashtag que usas, ya que mientras más genéricos, más serás vista y posiblemente seguida por gente que ni le interesa tu producto/servicio.

Si garantizas que te sigan personas interesadas en tu producto, tendrá sentido tu estrategia de redes sociales. De lo contrario, estarás perdiendo el tiempo porque al no ser tu público objetivo, no se interesarán en tus contenidos.

10.Consigue suscriptores de calidad

La mejor forma de conseguir suscriptores es a través de un blog que genere contenidos de calidad y aporten valor. De esa forma, los interesados te dejarán su correo electrónico y luego podrás notificarles cuando lances un producto/servicio, informar de alguna oferta especial, etc.

El tip extra: ORGANÍZATE

Sin organización todo es más difícil

Si tienes una tienda, puede que te abrume tener que: diseñar, crear, vender offline, vender online, preparar pedidos, hacer envíos, tomar fotos, subir fotos a tu tienda online, crear contenido para tu web/blog y redes sociales, etc.

Lo mismo ocurre si tienes una marca personal: generar contenido, promocionar tu servicio, darlo a quienes lo contrataron, reunirte con personas claves, etc.

Nos debemos convertir en expertas administradoras del tiempo. Y si andas en esa tarea, recomiendo Google Calendar y Trello como herramientas de apoyo.

Espero te hayan resultado útiles estos tips. Debajo está la sección de comentarios, déjate leer 😉

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This